El problema no es la economía, es la ideología.


Levante-EMV_16 de abril 2011
(Gracias Pericles)

Ante un problema económico determinado, que siempre supone cómo explotar unos bienes que son limitados para que produzcan más, de forma más eficiente y puedan cubrir unas necesidades que son ilimitadas, y el cómo se redistribuye la riqueza creada se actuará de un modo más justo o más injusto dependiendo del punto de vista ideológico con que se intente solucionar.

Limitándonos a aquellas ideologías económicas que creen que la mejor forma de crear riqueza es el libre comercio, existen dos tendencias contrapuestas:

liberalsLa primera: basa todos sus esfuerzos en difundir la creencia de que hay que incentivar la oferta y que los impuestos deben mantenerse bajos porque incentivando la oferta, automáticamente, se equilibrará la demanda ya que la población (consumidores) necesitará adquirir los bienes producidos. Ésta es la que defienden los "liberales" y se encuentra basada principalmente en los principios de Adam Smith (1723) "la combinación del interés personal, la propiedad y la competencia entre vendedores en el mercado llevaría a los productores, ‘gracias a una mano invisible’, a alcanzar un objetivo: el bienestar de la sociedad" y la ley de Jean-Baptiste Say (1803), "no puede haber demanda sin oferta. Cuantos más bienes se produzcan, más bienes existirán (oferta) que constituirán una demanda para otros bienes" .0 R

La otra, la keynesiana, basada en las teorías de John Maynard Keynes (1883), cree que sobre todo en tiempos de crisis, lo que hay que hacer es incentivar la demanda a través del incremento de la inversión pública y de las subidas de impuestos de forma progresiva a la capacidad y la riqueza de cada individuo, para que de este modo la demanda agregada actúe como efecto multiplicador de la economía, al mismo tiempo que mejorará el Estado del bienestar de todos los ciudadanos.

En la actualidad, los Bancos Centrales, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el grupo de los países económicamente más poderosos están imponiendo como un trágala incuestionable la primera de las opciones pero con trampa. Esto es, los bancos con dificultades económicas tienen que ser auxiliados por los Bancos Centrales y sus pérdidas son socializadas porque el dejarlos caer puede empeorar la, ya de por sí, difícil situación de los países. Por el contrario sus ganancias deben de ser poco o nada gravadas fiscalmente, porque así facilitan la inversión privada. Del mismo modo los salarios deben estar ligados a la productividad y el mercado de trabajo debe mantenerse desregularizado, al mismo tiempo que los grandes ejecutivos de las grandes corporaciones pueden seguir disfrutando de elevados bonus y contratos blindados, incluso cuando ha quedado patente que han llevado a la ruina a sus corporaciones, y ello, además, sin ninguna responsabilidad penal ni patrimonial. Son muchos los economistas de reconocido prestigio que creen que este tipo de medidas egoístas, codiciosas y cortoplacistas van a terminar por arruinar toda la economía y pueden ser el origen de incalculables conflictos violentos en un futuro más o menos cercano, cuando los salarios bajen tanto que no permitan ni siquiera la subsistencia de un consumo mínimo.

En nuestro país, durante los últimos veinte años, se ha venido aplicando una política económica cortoplacista que ha hecho que la riqueza se haya distribuido de forma tremendamente desigual, favoreciendo enormemente a las rentas del capital en detrimento de las rentas del trabajo, que se han repartido las migajas en forma de empleo eventual, inseguro y cada vez peor pagado. Unido esto a que el modelo de crecimiento se ha basado, casi exclusivamente, en la especulación inmobiliaria y en la construcción como factor multiplicador de la economía, ha traído como consecuencia que cuando la burbuja inmobiliaria ha estallado, espoleada por la crisis financiera mundial, los grandes intereses económicos y los altos ejecutivos sigan obteniendo elevadas rentas, mientras que los asalariados y los pensionistas hayan perdido poder adquisitivo y muchos de ellos, desgraciadamente, sus empleos y sus hogares.

Y aunque ambas corrientes de pensamiento se van a ver obligadas a seguir haciendo lo que los grandes intereses económicos les dicten, la diferencia estriba en que los socio-liberales han seguido manteniendo una cierta dosis de política social y les atenaza un cierto sentimiento de culpa al tomar estas amargas decisiones, mientras que los liberales creen firmemente en este ideario y piensan aplicarlo sin ningún tipo de remordimiento. En lo que refiere a derechos sociales, los social-liberales le han cogido miedo a la banca, a la iglesia y a otros poderes fácticos y ese miedo provoca que no piensen en avanzar más en dichos derechos durante un tiempo, mientras que los liberales están pensando en cómo y cuánto recortarlos. Y en cuanto a la corrupción, es muy cierto que afecta a toda la clase política y muy principalmente a los dos principales partidos, pero mientras que los social-liberales lo sufren con cierta vergüenza, algunos dimiten y son excluidos de las listas electorales, nuestros liberales no tienen ningún problema en seguir aferrados a sus sillones, formando parte de sus listas lectorales y poniendo todas las trabas imaginables a la Justicia con el convencimiento de que serán absueltos en las urnas.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • periclex  On 19/04/2011 at 20:00

    Amigo Octavio, el artículo te ha quedado niquelado, aclarando algunos conceptos que en mi comentario original podrían haber quedado un tanto dificultosos de ser entendidos. Tenemos que seguir colaborando.

    Un afectuoso saludo.

  • Octavio Traver  On 19/04/2011 at 20:30

    Muchas gracias, Periclex

  • Josep Gramatge  On 20/04/2011 at 12:57

    Has resumit a la perfecció en 150 línies el que provoca la vergonya i la frustració que estem vivint les persones que, igual com tu, creiem en un món més just. Gràcies Octavio.

  • rafalalba  On 20/04/2011 at 13:16

    Aunque leo con frecuencia artículos de la prensa económica,soy bastante ignorante del tema.
    Este artículo me ha resultado muy instructivo. Un saludo

  • Octavio Traver  On 20/04/2011 at 13:22

    Gràcies a tu Josep.

  • Octavio Traver  On 20/04/2011 at 15:23

    Rafalba, me alegra que te haya sido útil.

  • Marian Omaña de la Puerta  On 21/04/2011 at 11:42

    Ha quedado extraordinario el artículo por su claridad y verdad de lo que está ocurriendo en nuestro pais, así como en el resto del mundo.
    Los antiglobalización ya lo habian visto con antelación a la crisis el que iba a ser una globalización para que los ricos lo fueran cada vez mas a costa de mas miseria para el resto de los humanos. Y estoy contigo y con Periclex que mas tarde o mas temprano explotará la indignación de los “desarrapados” ante la ambición y egoismo de los llamados “poderosos”. Poderosos en ser miserables e indignos de formar parte del género humano que debiera ser solidario unos con otros como está en la naturaliza de las personas no contaminadas con la ambición desmedida.

    Un fuerte abrazo para ti Octavio y para Periclex que tan bien, y con pocas palabras, nos aclarais lo que sucede.

    Luna Menguante/Marian

  • paco 1938  On 22/04/2011 at 10:19

    Sois formidables, personas como ustedes dos es lo que necesita este país.
    Periclex es un fuera de serie.
    Gracias amigos

  • Octavio Traver  On 22/04/2011 at 11:03

    Pacooooo, gracias a tí, hombre

  • Marian Omaña de la Puerta  On 22/04/2011 at 17:47

    ¡¡eh…!
    ¿así que tienes una palabrita amable para todos menos para mi?
    Envidiosa y triste estoyyyyyyy

    Luna

  • Octavio Traver  On 22/04/2011 at 18:36

    Luna querida, estoy teniendo unos días que voy de cabeza.
    Justo el pasado miércoles se cayó la conexión de internet y me las veo y me las deseo para poder estar un rato on-line sin demasiados cortes.
    Tengo un vecino generoso que me presta momentáneamente la conexión, peor esta demasiado lejos y la conexión viene y se va continuamente.
    Pero siempre agradezco tus comentarios.

  • Marian Omaña de la Puerta  On 23/04/2011 at 16:16

    ¡¡Pobrecito mio!! Eso es culpa de Camps….y del que no cesa de coger dinero… ¡Perdon!, de ese que le toca tanto la loteria… el tal Fabra.

    Espero que pronto se le arregle todo al internauta mas inteligente y simpático del mundo mundial.

    Besos
    Luna

  • Octavio Traver  On 23/04/2011 at 23:11

    Luna, creo que esta vez no tiene la culpa Camps.

    Hay que ver que jodio es quedarte unos días sin internet y tener que ir mendigando una conexión…😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: