QUÉ OCULTA LA REFORMA LABORAL. (Levante-EMV 10-11-12)


Imagen del artículo publicado en la edición del sábado 10 de noviembre de 2012 Levante-Emv

38.179…, 79.645…., 128.242…

Más de uno se preguntará: ¿son estos los números agraciados en alguna lotería, en algún sorteo, en alguna rifa?. Y no, lamentablemente no lo son. No son números de ningún sorteo, ni ninguna rifa aunque pudiera parecerlo ya que lo que significan estos números también tiene que ver con la suerte, con la mala suerte más bien.

Esos números, esos terribles y fríos números representan el número de trabajadores, 246.066, que han perdido su empleo durante el último trimestre de 2012: 38.179 en agosto, 79.645 en septiembre y 128.242 en el pasado mes de octubre según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal. Números que hacen aumentar la cifra de aquellos que, por mala suerte han perdido su puesto de trabajo a la terrorífica cantidad de 4.833.521 de trabajadores, 2.784.944 desempleados más que los que existían en aquel ya lejano mes de octubre de 2007, hace tan solo 5 años, cuando la crisis económica todavía no se intuía, cuando la burbuja inmobiliaria estaba más hinchada que nunca, cuando erróneamente creíamos que éramos ricos.

Estos datos del desempleo del mes de octubre, hechos públicos esta semana, vienen a corroborar los mostrados por la Encuesta de Población Activa del último trimestre que nos aterró con el dato de 5.778.100 de españoles que no tienen empleo. Ambas cifras no hacen otra cosa que constatar que la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy no sirve para crear el empleo prometido (algún visionario dijo que crearía 3.5 millones d puestos de trabajo)

Gónzalez Pons y la creación de 3.5 Millones de empleos

sino más bien para todo lo contrario, lo destruye a un ritmo endiablado. Trimestre tras trimestre la E.P.A. muestra tozuda sus datos: se sigue destruyendo empleo de trabajadores con contratos fijos e indefinidos a un ritmo mayor del que se crea, precario en su mayor parte y con predominio abrumador de contratos temporales.

Aunque lamentable y de una crudeza insostenible para quienes lo están sufriendo, el resultado que muestra la E.P.A. no es extraño en absoluto, ya que, en mi opinión, la citada reforma no está diseñada para dar solución a la problemática actual del mercado de trabajo a corto o medio plazo, un mercado de trabajo ya de por si debilitado por la crisis en el que la sensación de inseguridad de los trabajadores ante los posibles “ajustes de plantilla” (ERE,s temporales o definitivos) ha propiciado que no exista apenas resistencia de los comités de empresa ante los Expedientes de Regulación de Empleo, y que ha instalado una sensación de inseguridad tal en los trabajadores que aún conservan sus empleos que les lleva a aceptar, con inusitada resignación, sus bajadas salariales y la reducción de sus derechos laborales sin apenas rechistar porque lo importante es conservar el salario, aunque sea poco.

RLComo digo, soy de la opinión, y cada día que pasa me reafirmo más en ella, que la reforma laboral del PP no está pensada para resolver el problema actual ni tampoco a corto plazo del mercado laboral español, sino que obedece a un componente ideológico que es el siguiente: cuanto más se abaraten los despidos, cuanto más se precarice el trabajo aún existente, cuanto más se debiliten las negociaciones sindicales, cuanto menores sean los salarios, cuando lleguemos a unos mínimos socialmente insostenibles, cuando se alcance ese “mínimo crítico”, entonces y sólo entonces dará comienzo la contratación de trabajadores, leve al principio y que acelerará progresivamente. Tampoco será la reforma laboral la que conseguirá ese incremento en las contrataciones, pienso que el mismo ciclo económico propiciará que la situación comience a mejorar alentada por los bajos salarios, por el abaratamiento de los despidos, por las condiciones negociadoras más beneficiosas para las empresas, por el miedo a la exclusión social que produce el estar fuera del mercado de trabajo, condiciones a las que llegaremos por los motivos anteriormente expuestos.

Saben que con el desmantelamiento del estado de bienestar consiguen hacer más ricos a los más poderosos (el estado del bienestar es un bocado muy suculento para las grandes corporaciones) y más pobres a los pobres. Saben que con esta reforma laboral se pone a los trabajadores a merced de los empresarios. Y saben que para cualquier persona, lo importante, ya cuestión de subsistencia, es aportar a la economía familiar un salario que permita a la familia cubrir todos sus gastos corrientes y lo más importante: comer todos los días. Comer, esa fea costumbre.

Qué distinto sería si no necesitásemos comer todos los días…

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • mayone  On 14/11/2012 at 21:55

    Va a hacer falta mucha lucha y mucho esfuerzo para volver a reconstruir todo lo que se está demoliendo con la reforma laboral y las condiciones de la EU. Qué felices nos lo prometíamos, con la entrada en la Unión.
    Lo que vivimos a cambio es un descalabro total y un empobrecimiento material y moral, ya que debilitan y minan las esperanzas de tanta gente que ven como se hacen realidad sus peores pesadillas.
    Este empobrecimiento moral es infinitamente peor a la larga, la depresión y la desgana se apodera de mucha gente a la que el miedo paraliza.
    El gráfico con la puñalada ‘trapera’ ilustra muy bien lo que nos están haciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: