El paro, su bajada y lo que no cuentan los datos.


salariossEl desempleo baja en la ciudad de Castellón. El número de parados ha bajado en 639 personas en la ciudad en noviembre. 1.169 parados menos que en el mes de enero del 2014. Noviembre ha registrado la mayor caída del número de parados a nivel estatal con 14.688 desempleados menos.

Seguro que todos hemos leído alguno de estos titulares a raíz de la publicación de los datos de desempleo del mes de noviembre. Un noviembre atípico según lo que los mismos medios nos cuentan. No es normal que el paro descienda en un mes como noviembre, no es lo habitual, nos dicen.

Noviembre ha visto como 14.688 personas han salido de las listas oficiales del desempleo, pero ¿quiere eso decir que 14.688 personas han encontrado empleo? y en el caso de que así fuera ¿es ese empleo de calidad y bien retribuido?

Las mismas fuentes que nos dicen que 14.688 personas han salido de la lista del paro, también nos dicen que la Seguridad Social ha ganado solo 5.232 afiliados en noviembre. Afiliados que pueden ser tanto trabajadores por cuenta ajena o trabajadores que han decidido emprender una aventura empresarial. ¿Qué está ocurriendo pues?

Ocurre que 156.066 extranjeros volvieron a sus países solo en el primer semestre del año. En el mismo periodo, 42.685 españoles en su gran mayoría jóvenes, han abandonado el país en busca de una oportunidad laboral. Los desempleados de larga duración que no han recibido recibir ninguna oferta de empleo en los últimos años y habiendo agotado cualquier ayuda o prestación, optan por no renovar su petición de desempleo. Los contratos firmados son a media jornada, por semanas, por días, incluso de unas pocas horas semanales. Han aumentado los empleos con jornadas más cortas, los contratos a tiempo completo han disminuido y sus salarios han seguido bajando. Todos estos son personas que ya no figuran en las listas del desempleo. ¿pero se puede considerar un buen empleo?

El 25% de los trabajadores (30% en nuestra ciudad) continúa en paro. El 53% de los jóvenes en edad de trabajar no encuentra donde hacerlo (2,2 millones de empleos perdidos entre 25 y 40 años). Jóvenes que en edad de trabajar no encuentra trabajo y que una vez finalizados sus estudios y formación no encuentran una salida profesional digna. La contratación se ha reducido un 18,6% respecto a octubre, bajan los contratos indefinidos y suben los temporales. La cifra de trabajadores que aceptan contratos parciales porque no pudieron encontrar uno a tiempo completo no ha parado de crecer desde 2008.

El Gobierno ha reconocido que, mes tras mes, aumentan los parados sin ninguna ayuda. 750.000 familias no tienen ningún tipo de ingresos. La tasa de cobertura por desempleo ha caído 10 puntos desde noviembre de 2011 situándose en el 57,3% (en 2010 se llegó a superar el 80%). Según los Presupuestos Generales del Estado para 2015, la cobertura por desempleo disminuirá en unos 4.500 millones de euros. No porque vaya a haber menos desempleo, sino porque aumentarán las personas que no tendrán acceso a ningún tipo de cobertura.

La mayor preocupación ciudadana durante esta crisis ha sido y continua siendo la imparable destrucción de empleo estable y de calidad que se ve sustituido por empleo precario y mal pagado. Pero no solo eso, también preocupa el deterioro del mercado laboral, el deterioro las condiciones y los derechos laborales de los que todavía mantienen su trabajo y el de las escasas nuevas ofertas laborales. También preocupa la situación de los que ya han dejado de ser jóvenes, que cuentan con cierta experiencia pero que se han visto sustituidos en sus puestos de trabajo o han tenido que abandonarlos por otros peor pagados.

Mientras antes se clamaba contra los contratos mileuristas ahora se trabaja por sueldos muy bajos, e incluso gratis, para conseguir alguna experiencia. El pasado miércoles, el presidente de la Cámara oficial de comercio, industria y navegación de España, José Luis Bonet, le decía a Pepa Bueno que vale mas cobrar 500 euros que nada.

Es cierto que los datos marcan un cambio de tendencia, pero esa leve recuperación del desempleo se ve traducida en empeoramiento de las condiciones de los trabajadores que aún conservan su empleo. Se ha aumentado la productividad y los beneficios empresariales a costa de la reducción de los costes laborales.

Sí, baja el desempleo, pero ¿A qué precio?

Es triste ser pobre por no tener trabajo, pero más triste aún es ser pobre teniéndolo.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: